Blog

Guía para empezar una pequeña ludoteca familiar en casa



¿Te pasa que quieres empezar a tener juegos de mesa pero no sabes por dónde empezar? ¿son muchos verdad? ¿O que no sabes si los juegos van a gustarle a tu grupo? ¿o cada cuánto juntarse?

 

Estas dudas son típicas. Cada año se publican más de 5.000 juegos de mesa en el mundo y este número va cada vez en aumento. Por eso trataremos de ayudar a ordenarte un poco con nuestra GUÍA PARA COMENZAR UNA PEQUEÑA LUDOTECA EN CASA (Y QUE SALGA A MESA).

Primero que todo ¿qué es una ludoteca? es un lugar donde se disponen de juegos de mesa para jugarse, misma idea para una biblioteca o una hemeroteca (de revistas).

  

1. PLANIFICA Y VENCERÁS: GRUPO Y PERIODICIDAD

 

¿A quién invitar y cada cuánto reunirse? esta pregunta es clave. Asegúrate de tener claro con quién jugar (grupo del trabajo, la universidad, el colegio, familia, primos, etc.), para ir armando el grupo. Posiblemente seas tú quién junte y organice a todos. Es importante planificar cada cuanto será necesario juntarse a jugar y en dónde se juntarán de forma física.

 

 

 

¿Por qué estas preguntas son importantes para comenzar una ludoteca en casa? Porque la idea de los juegos en la ludoteca es que se jueguen, sean usados y que no sean sólo cajas que acumulan polvo. Muchos compramos juegos de mesa sin siquiera pensar en si estos juegos será utilizados, o si les gustarán al grupo. 

 

Bonus track: gestionar los alimentos y bebidas.
Bonus track 2: pone hora de inicio y de término de la junta, así tu gestión del tiempo será óptima (además te ordenarás con el toque de queda).

 

2. PLANIFICA Y VENCERÁS: ¿QUÉ JUEGOS ADQUIRIR?

 

Junto a la planificación del grupo y su periodicidad, es igual de importante planificar qué juegos adquirir, para tener un norte y no comprar productos en desorden que después no se jugarán. Haz una lista de unos 5 juegos que puedes ir pensando en adquirir para comenzar con tu ludoteca.

Analiza si a tu grupo le gustarían los juegos competitivos (donde todos juegan contra todos), los cooperativos (donde, o todos ganan o todos pierden, ideal para trabajar en equipo) o los juegos en equipo. Puedes comenzar preguntándoles qué les gustaría jugar.

Un idea: planifica las compras de los juegos, puedes comenzar ahorrando un X monto cada mes (pueden hacer un vaca el grupo entero), destinado a adquirir 1 o más juegos.

 

3. NO TE ENCARGUES DE TODO TÚ, DELEGA: QUE TODOS PARTICIPEN EN LA EXPLICACIÓN DE LOS JUEGOS DE MESA.

 

Es aburrido cuando siempre es la misma persona que explica un juego al grupo.  La idea es que todos colaboren y participen. Mejor agregarle esa chispa especial que cada persona aporta, y que cada integrante del grupo explique un juego distinto. Ayudará a aportar distintas visiones de cómo un juego se explica.

 

Una opción para ordenar las ideas al explicar un juego de mesa es empezar de lo macro a lo micro (o las 3 grandes explicaciones: ¿de qué trata? (contextualiza), ¿cómo se gana? (aterriza) y ¿cómo es un turno de un jugador?). Explicando bien esas 3 secciones de un juego y apoyándose en videos (en Youtube hay videos que explican todos los juegos de mesa existentes), no debería haber grandes problemas.

 

Una partida de Concordia

 

Entender que el aprendizaje de un juego de mesa es un proceso: te será muy difícil comprender un juego al 100% la primera vez, uno siempre olvida pasos y acciones pero trata que eso saque risas en vez de frustraciones. Busca que entre todos disfruten del aprendizaje del mismo juego, así para la próxima vez, lo comprenderán mejor.

 

4. EVITA DISTRACTORES, DILE CHAO A LAS NOTIFICACIONES (idea: pone todos los celulares en un bol, lejos del grupo, en modo avión o modo no molestar).

 

Aunque haya espacios donde no sea tu turno de jugar, busca aprender o visualizar qué es lo que harán los demás. Para eso hay que prestar atención al turno de los demás jugadores. Estudia a tu oponente diría Sun Tzu, y con especial atención. Los juegos de mesa son una instancia genial para conectarse con los demás, reírse y visualizar la vida en un modo más lento y desconectado. La desconexión en el siglo XXI nos ayuda a cargar pilas, a conectar con los demás y generar instancias de amistad y colaboración de una forma que las pantallas no pueden hacer.

 

Sin embargo, tampoco hay que ser un ermitaño. Prueba dejar tu teléfono 1 ó 2 horas  en modo no molestar, y verás qué pasa cuando estés metido en el juego de mesa.

 

Bonus: saca fotos y compártelas, al final de la partida, no entre medio. Es típico que si uno ve su celular, todos terminan finalmente haciendo lo mismo. Dejar el chequeo de las redes sociales para el final de la partida te permitirá estar más atento al juego de mesa.

 

¿Hay algo que creas que haga falta? te leemos.

 

¿Estás listo para empezar lo aplicado? Descarga nuestra guía para comenzar tu ludoteca en casa AQUÍ

Comentarios